Me resbalé…

212edab2824f096146eb0f9c7e04f926

Desde que empece el blog, gente me ha escrito por inbox muy interesada en conocer el secreto de la fuerza de voluntad y aunque trato de aventarme un rollo inspirador para las personas que me leen, la verdad es que no conozco ese secreto y dudo mucho que exista. Si hubiera una “dosis secreta” de fuerza de voluntad, no habría gordos, ni alcohólicos, ni adictos… tiene que ver con la fuerza mental y el enfoque que le demos a las cosas.

Les voy a contar de un resbalón que tuve y que comenzó hace aproximadamente un mes que fue mi cumpleaños, mi nutriólogo y la gente que esta a mi al rededor cuidando mi peso, me empezaron a bombardear de repente con frases como: “ya no debes bajar más”, “ya estas hasta abajo de tu peso saludable”, “hasta aquí solo debes mantenerte” y me empezaron a meter ese nuevo chip en la cabeza. Coincidentemente en esas fechas, me hice el “Bio Test” del Sport City y ¡me reprobaron!, al parecer par mi estatura (1.76mts) estaba ya inclusive bastante abajo de mi peso. No porque me vea “espiritiflaútica“, sin embargo todos coincidían en que ahora era momento de subir masa muscular.

Mi dieta cambió radicalmente, me incluyeron carbohidratos, tubérculos y ¡hasta pastas! al principio me infarte ¿yo comiendo carbohidratos? Habían sido mis enemigos durante 1 año y de repente volvían a mi. Volvían en forma de 1 rebanada de pan integral al día, no en pizza obvio, pero volvían y eso ya era mucho.

Total que todo esto se atravesó en mis festejos cumpleañeros y empezaron “los permisos”. Total, ¿que tanto es tantito? (ver el post donde hablo de esto aquí).

“Solo por hoy”, “me lo merezco“, “al fin que estoy baja de peso“, “mi entrenador dijo que debo comer carbohidratos para aumentar mi masa muscular“, eran algunos de mis pretextos mentales con los que empece a entrarle a los antojitos que tenia mas de un año sin probar: sushi, pan de muerto, Bisquet  de Álvaro Obregón con mermelada, sandwich de jamón y queso… y de repente, no supe ponerle freno al tema de “incluir carbohidratos en la dieta” y me deje ir, como dirían por ahí “como foca en tobogán”.

¡Que difícil es estar en contacto con los carbohidratos y no atascarse! Yo diría que es mas difícil que tenerlos restringidos al 100%.

Cuando inicie la dieta en fase restrictiva y en cetosis, simplemente ni los volteaba a ver, evadía la charola de pan en los restaurantes, ahora que ya puedo comer “solo media pieza” me resultó mas difícil controlarlo y no solo me acababa esa pieza, sino que iba por toda la canasta.

Pues para no hacerles el cuento mas largo, la báscula se empezó a dar cuenta de mis pecados y yo, confiada en que “estaba subiendo músculo” seguí con mis locuras gordinflonas… total que la semana pasada fui a mi consulta de medición de % de grasa y medidas y cual va siendo mi sorpresa que los kilitos de más no solo habían sido de músculo (si, subí algo, pero solo un poco de músculo) lo demás del incremento de mi peso era ¡agua y grasa! ¡¡Sii!! Mi festejo cumpleañero prolongado por mas de 1 mes se había traducido en una triste y muy impactante realidad: había engordado. 

Me sentí fatal, gorda, obesa, loser, sin fuerza de voluntad, decaida, depresiva, todos los adjetivos calificativos derivados a estos sentimientos, los tenía todos revueltos en mi cabeza.
Me sentía una “doble cara” posteando aquí en el blog y en mis redes sociales sobre buenos hábitos y yo por otro lado, comiendo Hot Dogs del Oxxo.

De repente, una cosa llevó a la otra, la depresión, el bajoneo mental, un coco-wash súper negativo que me bloquee y sentí que no podía mas. Moria de nuevo por todos los antojos y toda la Junk Food que había dejado hace mas de un año. Me sentía como la primer vez, como en mi primer día de dieta.

Manejaba de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa, pensando en que lugar desviarme para comprar un café con galletas, unos nuggets de “auto Mac”, unos tostitos verdes con salsa valentina, sinceramente, fue una semana emocionalmente horrible.

Así de repente toque fondo, me sentía como ex alcohólico de AA sentado en un bar bebiendo solo, solo que yo estaba en mi coche estacionada a fuera de un Oxxo mientras me embutía unas “canelitas” con mi café. (Patético)

Total que al fin me animé a contárselo a una amiga a quien tuve a bien traer al camino del “Healthy Lifestyle” y aunque ya sabia lo que me iba a decir y estaba segura que me iba a terapear, me dijo algo CLAVE y que hoy por hoy fue mi tablita de salvación para salir de ese bache: “Ely, tu dejaste de comer esas cosas no porque NO PODIAS comerlas, sino porque NO QUERIAS”. Hay una diferencia entre no hacer las cosas por no PODER a no QUERER hacerlas por propia convicción. 
La prohibición tiene un “no se que, que que se yo”  que las hace deliciosas y como se te antojan… y hoy por hoy me atrevería a decir que es la causa no.1 por lo que las dietas fallan ¿a poco no? Nos dicen: a partir del lunes te olvidas de todo lo rico, refrescos, harinas, tortillas, panes y todavía no empezamos la dieta y ¡ya se nos esta antojando todo! Pero cuando tomas un curso como el que yo me aventé en mi proceso de reducción y aprendes que toda esa chatarra envenena tu cuerpo y que un cuerpo gordo no solo deja de ser estético sino que esta propenso a muchas afecciones que vivimos día a día sin ligar una relación directa al sobrepeso (gastritis, colitis, inflamaciones, insomnios, falta de energía, mala digestión, estreñimiento, dolor de cabeza, etc) dejas de desear toda esa comida y por CONVICCIÓN PROPIA decides alejar esos alimentos de tu boca.
Al decirme estas palabras, mi amiga realmente me recordó todo: la razón viva por la cual este blog existe, mis nuevas creencias, mi nuevo yo, el motor por el que realmente empece a cambiar mi vida y como por arte de magia, la “healthy Ely” volvió a mi cuerpo. Gracias a Dios, la semana infernal de los atascones había terminado.

No cabe duda que todos los ex-adictos a los carbohidratos estamos propensos a estos resbalones, como toda adicción no se cura, solo se trata, así que es bien importante tener la certeza de que aunque caigamos, el chiste es levantarnos en cuanto podamos (aunque alguien nos tenga que hechar una manita como a mi) y seguir caminando sin mirar atrás.

¡Feliz y saludable puente a todos!

2 thoughts on “Me resbalé…

  1. lucemo says:

    Wouu !! He visto tus fotos en twiter y aunque no se como estabas en el pasado, me quiero agarrar de ti para motivarme y algun dia lograr tener ese poder (fortaleza) menta que tienes.

    Enhora buena
    Felicidades

  2. Arlie says:

    I see a lot of interesting content on your page. You have to spend a lot of time writing,
    i know how to save you a lot of work, there is a tool that creates unique, google
    friendly posts in couple of seconds, just search in google – k2 unlimited content

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s