¡Happy Birthday Gael!

Captura de pantalla 2019-03-12 a la(s) 14.12.18

Hoy, como tripulante de este planeta tierra, le acabas de dar una vuelta completita al sol.
Han pasado 365 días sin dejar de estar lejos de mi más de 24 hrs. En realidad, son 638 si contamos desde que te instalaste en mi cuerpo.

Este ha sido el año más loco, confuso, intenso, cansado y feliz de mi vida. Y todo gracias a ti Gael. Porque me elegiste como tu mamá y con ello llegaste a revolucionar mi mundo, a traerme muchas preguntas, pero a regalarme muchas más respuestas. Porque ahora sé mejor que nunca quien soy. Sé qué quiero ser y hacia dónde quiero ir. Viniste a reafirmarme que soy mujer, que soy fuerte y que puedo con esto y más. Que tengo que dar, ahora más que nunca, lo mejor de mí, ya que cada una de mis acciones se convertirá en tu ejemplo.

Aun no puedo creer que ya haya pasado un año de que te conocimos tu papá y yo en esa sala de quirófano, peloncito y tan chiquito. ¿En qué momento mi pequeña bolita se convirtió en el guerrero latoso que eres ahora? Imparable, imposible de mantenerse quieto, risueño y quejumbroso, expresivo y amoroso.

Un año de haber entendido lo que dos personas que se aman, más una chispita de magia, son capaces de crear. De sentir el miedo más grande y a la vez la paz más infinita que mi alma puede experimentar… y todo, al mismo tiempo.

Aun y a pesar de todo lo que me habían advertido antes de que nacieras, de lo difícil que sería ser madre, debo confesarte que ha sido más fácil de lo que pensé; pero no porque sea yo una #supermamá experta, sino porque es muy fácil ser tu mamá. Hemos logrado conectar perfectamente y hoy sé cubrir tus necesidades, pero sobre todo sé cómo hacerte feliz. Espero nunca perder esa habilidad.

Ha sido tan maravilloso verte descubrir el mundo este 1er año que ya muero de ganas por verte descifrar todo lo que te falta por ver, por oler, por tocar y probar. Es curioso, pero son sentimientos encontrados, porque tengo miedo de que sigas creciendo así de rápido y que el tiempo se me vaya de las manos sin saber gozarlo lo suficiente. Que un día dejes de ser mi bebé, que dejes de oler tan rico y que ya no me necesites en las noches, para dormir.

Mientras tanto, te comeré a besos, te llenaré de historias, te enseñaré todas esas cosas que quiero mostrarte del mundo; te llevaré de la mano hasta el infinito y aun y cuando ya no estemos juntos, yo siempre estaré en ti. Porque fuiste parte de mí, mi mejor obra de arte, lo mejor que pude haber hecho en 33 años y este primer año con nosotros, has sido el mejor regalo de Dios.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s