Ladrones de energía

felicidad

Hace tiempo empece a estudiar Kabbalah y a entender un poco mas este loco, desenfrenado y confuso universo. La Kabbalah, como muchas otras herramientas que existen en la vida, te ayudan no solo a encontrarte a ti mismo, sino a encontrarle a tu vida un propósito y eso es algo que he venido intentando en los últimos tiempos, estar aquí por algo y para algo, tener un objetivo y luchar por él. Una vez alcanzado, tener otro y otro, y así hasta ser viejita y tener ese sabor de boca de satisfacción, de no haberme quedado con ganas de nada y sentirme plena, sabiendo que lo que hice, lo hice con determinación.

Empiezo con esto el post, como ante sala al tema que pienso abordar, que aunque va directamente relacionado al entrenamiento deportivo y a los objetivos físicos de llevar una vida saludable, aplica para cualquier entorno de nuestra vida. Hace un par de semanas, cenaba con unos viejos amigos (no porque sean viejos ehh! sino por que la amistad ya tiene tiempo) y de repente salió al tema una ex amiga mía en común con uno de ellos, y digo “ex” porque no se encuentra más en mi vida y le perdí la pista hace ya un tiempo, ¿por qué? creo que solo el destino de cada una de nosotras sabe el porque.

Lo que si se, y en esa cena coincidimos, es que esa persona estaba demasiado enfocada en las cosas negativas de la vida y sin querer, de repente todo le salió mal, ¿karma? no lo creo, mas bien creo que cuando enfocas tu energía en lo negativo, automáticamente toda tu vida se empieza a rodear de este humo negro, se esparce y no te suelta, y es cuando esta gente busca robarte tu energía, para vivir a través de ella.
Ésta mujer, cuyo nombre no revelaré por razones de seguridad jaja, vivía todos sus días, desde que despertaba hasta que se dormía, quejándose de absolutamente todo, se quejaba del clima, si hacia frío porque era muy frío y si hacia calor porque era demasiado calor, odiaba su trabajo, su vida, su familia, su marido, su entorno, me parece que en realidad se odiaba a si misma. Hasta donde supe su historia terminó mal y por lo que me contaron, en los últimos tiempos decidió re-encontrarse a si misma y ponerle punto final a toda esa negatividad en su vida, al parecer se dio cuenta que no es que todos estuvieran en su contra, sino que ella iba en contra de todos y que la vida, al final de cuentas es prestada, y debemos hacer de ella una aventura feliz. En el fondo me dio mucho gusto saber que se encontraba en ese proceso, ya que pensé que nunca le llegaría y alcanzaría la vejez con la misma amargura y escasez de felicidad, pero si en verdad se esta transformando a si misma, quiere decir que el mundo aún tiene una esperanza.

En su momento, ella robó mi energía, era tan estresante estar a su lado, que me contagiaba su humo negro, me empañaba mi felicidad y me hacia ver las cosas de la misma forma en la que ellas las veía, envidiaba todo de mi y trato de destruirme por todas las maneras que creyó posible; evidentemente puse una barrera de separación entre su vida y mi vida antes de que eso sucediera y hoy por hoy le deseo que encuentre la felicidad que tantos años tuvo alejada de su vida y que se realice como mujer.

Así son los ladrones de energía, vienen y como sanguijuelas nos succionan lo mejor de nosotros, pero éstos ladrones no son solo personas, pueden ser pensamientos, miedos, ataduras del pasado; en resumidas cuentas, me parece que son todas esas cosas o elementos que nos separan de nuestros objetivos y de nuestra felicidad. A veces es muy dificil detectarlos, estan tan arraigados dentro de nosotros que los creemos parte de nuestra vida, por ello les recomiendo de repente hacer un alto en su día y antes de dormir con los ojos ya cerrados, auto aplicarse el siguiente ejercicio de introspección: ¿dónde estoy actualmente en mi vida? ya sea sentimental, laboral o social y ¿dónde quiero estar? ahora analiza todas las cosas que te están separando de esa meta u objetivo, date cuenta cuántas de esas cosas son en realidad tonterías, ¿qué puedes hacer para resolverlas? ¿es necesario alejarte de alguien? ¿debes de cambiar de trabajo? ¿debes perdonar a esa persona? ¿no te gusta tu físico? ¿necesitas iniciar una dieta? casi siempre los ladrones de energía nos limitan y limitan nuestra felicidad, el primer paso es detectar esos ladrones y así de cortón, sacarlos de nuestra vida sin piedad. La idea es que después de esa reflexión, despiertes al día siguiente e inicies poco a poco, no digo que sea un cambio de la noche a la mañana, pero lo que si puedes ir haciendo es observarte a ti mismo ante el momento de liberar a esos ladrones, date cuenta lo bien que se siente, lo liberado que tu cuerpo y tu alma se sentirán y la ligera que es la vida sin andar cargando con ellos.

Algo que a mi me ha funcionado: cada que estoy frente a una situación adversa, complicada, rodeada de ladrones de energía, me pongo a pensar ¿si mañana fuera a morir, habría valido la pena pasar mi último día de vida haciendo / pensando en esto? casi siempre la respuesta es “no” y eso me da la fuerza para seguir adelante. ¡Háganlo! Se los recomiendo mucho.

Mucha suerte y a brillar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s